Lógica Aplastante

Rosa Montero

Redacción 22 mayo 2013 Literatura No hay comentarios

“Creo que mi libro no trata sobre la muerte, sino sobre la vida, lo que pasa es que para aprender a vivir de verdad, con serenidad y plenitud, hay que llegar a cierto acuerdo con la muerte”

Por Isabel Ginés

Hay retos y un gran reto fue entrevistar a Rosa Montero. Nos dio una lección que pocos se atreven, una crítica constructiva de las que te hacen pensar, te hacen reflexionar y sacar algo muy positivo: querer crecer más y querer mejorar.

Es una de las mejores escritoras del panorama español, con una larga trayectoria a sus espaldas y un aire de frescura en todo lo que realiza, sin repetirse y sin perder su estilo.

Periodista y escritora, humilde, directa y divertida, tiene la pluma como asta y el papel como bandera, es el placer textual más agradable para pasarte tardes buceando entre sus novelas.

Pero vamos a centrarnos en ella y en su ultimo libro, “La ridícula idea de volver a verte”, acompañados por unas pregunta que le hicimos y ella amablemente (pacientemente) nos contestó.

Rosa Montero

Rosa Montero, escritora y periodista, leída en casi todos los lugares del mundo, deja claro que cuando se tiene clase y raza se puede escribir sobre todos los temas dando un toque profundo con ese don que parece tener de conocer minuciosamente todo lo que entraña el ser humano.

Siempre se ha caracterizado por ese estilo entre la información y la literatura, por eso siempre ha lidiado bien en estos dos mundos, ser periodista y ser escritora, destacando su calidad en ambos.

De todas sus novelas es esta última la que parece estar más ligada a “La loca de la casa”, ambas con pinceladas autobiográficas, con conversaciones literarias y pasajes autobiográficos donde plasmar lo que a veces nos cuesta tanto entender o decir o por lo que nos cuesta ponernos en piel de otra persona para sacar de dentro lo que queremos decir.

La magia de la lectura es algo que envuelve y te trasporta a otro mundo, pero cuando lees a Rosa parece que estés ofreciéndole un hueco en tu lado del sofá, donde sientes que ella sentada a tu lado está relatándote cada página, entiende al lector e intenta que sea partícipe en cada página, se aproxima al lector, lo envuelve y lo cautiva.

Con este libro todos apelan a que trata más que nada la trágica muerte de su marido, pero no entendemos la obra si nos quedamos con la analogía de que quiso hablar solo del dolor, del luto… Ella va más allá, se deja envolver por el ejemplo de Marie Curie y sus compatibilidades y expresa lo que cree que debe ser contado y reflexionado, no solo el dolor o el luto sino también la vida, la libertad, el deseo, la ambición… Trata el echar de menos, la muerte pero también la vida, cómo vivir uno bien consigo mismo y entender o por lo menos intentar conciliar tu vida con la idea de la muerte o con el dolor de perder a un ser querido.

No es una historia que deja indiferente, es una historia con la que tras leer cada página tu mente no para de pensar, te hace sufrir, sonreír, sentir, emocionarte y sobre todo reflexionar lo que dice. No te deja impasible, te hace partícipe hasta el punto de marcarte, llenarte, compartir contigo sus emociones y sentimientos y hacerte hasta sufrir.

“La ridícula historia de no volver a verte” es un libro que tiene la magia de que no leas el libro solo sino que te sientas parte del libro.

A Rosa Montero y a Marie Curie les une la muerte inesperada de su marido, esto hace que los guiños y afinidades sean de lo más frecuente y haya un gran conexión, ambas plasmando el luto y dolor en sus lineas pero un modo muy reflexivo, con datos sobre la vida y su vida, lo que es sufrir, pero también te da alegrías, lo que te duele pero lo que te da la vida. Hay reflexiones y recuerdos de la autora que te hacen “sentir” lo que ella siente, y un guiño inteligente a los usuarios de redes sociales porque en este libro  usa hashtags  (#Ambición, #HacerLoQueSeDebe, #HonrarALosPadres) para los temas que ella considera que son más importantes y a los que quiere dar énfasis, y al final final del libro los recopila.

Un libro recomendado por su sensibilidad, una escritora recomendada por su humanidad y una buena lectura para sentirte parte del libro con el que, si empiezas en primavera con el sol por la ventana y en tu sofá, sientes cómo Rosa se sienta a tu lado con esa flamante sonrisa que siempre le acompaña y te susurra las páginas para que sientas lo que ella escribiendo sintió.

Aquí están las preguntas que le hicimos:

Siendo usted periodista esa pregunta es casi obligada: se dice que el Periodismo está en crisis, ¿Qué opina usted sobre esta afirmación?

Está en crisis la industria periodística, no el periodismo. El periodismo sigue vivísimo e igual de necesario que siempre. Pero el modelo de mercado ha variado y hasta que encontremos un nuevo equilibrio satisfactorio para todos, que lo encontraremos de aquí a diez años, no más, tenemos que atravesar el desierto. Y en esta travesía están desapareciendo y desaparecerán muchos medios. Una carnicería.

Es escritora y periodista, ha logrado un equilibrio perfecto, ¿Qué le aporta cada mundo y qué similitudes considera que tienen?

El periodismo escrito, que es el que yo hago, es ingeniero literario como cualquier otro, comparable a la ficción, la poesía, el ensayo, etc. La mayoría de los escritores cultivan más de un género y además la mayoría de los escritores son también periodistas. Yo me considero una escritora que cultiva el periodismo, la ficción y el ensayo. Cada género tiene sus normas y sus fronteras y en concreto el periodismo y la ficción son antagónicos. Por ejemplo, en periodismo escribo de lo que sé (me he documentado, he preguntado, etc.) y en ficción escribo de lo que no sé que sé. Naturalmente todo es escribir y siempre te enseña.

La ridícula idea de no volver a verte

Su última novela, “La ridícula idea de no volver a verte”, es una obra donde, a través de la figura de Marie Curie, científica, trata el dolor, la pérdida y la ausencia cuando se va un ser querido, ¿Plasmó lo que no se atrevía a expresar antes por medio de este personaje? ¿Qué le aportó Marie Curie y en qué se identifica con ella? ¿Logró a través de esta novela expresar lo que llevaba bastante tiempo dentro?

La verdad es que si hubiera querido hablar antes del duelo lo habría hecho… No, no quería hablar de mi duelo, soy muy pudorosa. Y lo que me estalló en la cabeza cuando leí el diario de Marie Curie no fue solo esa similitud de la pérdida sino también, y sobre todo, todos los temas que venían dándome vueltas en la cabeza en los últimos años, sobre la vida, sobre la libertad, sobre el deseo, sobre la ambición, sobre tantos temas esenciales, creo, en la vida de todos, y que de pronto pensé que podían ser reflexionados o pensados a través del ejemplo de Curie. La verdad es que creo que mi libro no trata sobre la muerte, sino sobre la vida, lo que pasa es que para aprender a vivir de verdad, con serenidad y plenitud, hay que llegar a cierto acuerdo con la muerte.

Sintiéndose identificada con lo que escribía, ¿Cómo lograba separar la ficción de la realidad? ¿Dónde está el punto de inflexión en que callarse y usar su imaginación o simplemente dejarse llevar?

Es una estupenda pregunta, aunque en este caso no hay ficción, digamos. Yo creo decir siempre la verdad y todos los datos que doy son comprobables y están documentados. Pero el libro tiene la estructura muy narrativa, muy libre,  todo parece novelesco. Y en cualquier caso, como decía Bartes, en toda ficción hay autobiografía y en toda autobiografía hay ficción.

La muerte y el duelo son un proceso de dolor intenso, escribirlo en ocasiones no debió ser fácil, ¿Qué sintió al terminarlo? ¿Qué espera que sienta el lector al terminar de leerla?

El libro lo escribí en estado de gracia, quiero decir que mis novelas suelen llevarme unos tres años y gran parte del trabajo es picar piedra, duro y tedioso. En cambio “La ridícula idea de no volver a verte” la escribí en once meses y todo el tiempo fue un viaje intenso y hermoso para mí. Me reí, me divertí, a ratos me conmoví, fue estupendo. En cuanto al lector, lo que espero es que mi texto sea capaz de transmitirle todas esas emociones que yo sentí al escribirlo.

Todos los escritores que entrevistamos tienen sus manías, ¿Tiene Rosa Montero alguna costumbre extravagante? ¿Cuál es su proceso de creación en cada novela, sigue algunas pautas o tiene alguna fuente de inspiración?

No tengo manías, pero sí un método. Las novelas nacen de una imagen que de repente aparece de manera autónoma y porque sí en tu cabeza y que te emociona especialmente aunque no sepas por qué. Luego me paso año y medio desarrollando esa idea en cuadernillos y cartulinas, y cuando ya lo tengo todo preparado me siento al ordenador otro año y medio, y en ese tiempo la novela vuelve a cambiar. Es un bicho vivo.

Y si le preguntáramos sobre qué periodistas y escritores le han ayudado a forjarse, ¿quiénes nombraría?

A nadie. Es decir, a todos. Cientos. Todos somos hijos de nuestras madres y nuestros padres e incluso la gente que no te gusta te enseña mucho porque aprendes a no hacerlo así.

Muchas gracias por atendernos Rosa.

Te gusta este artículo? Compártelo!

Leer más sobre

Sobre el autor

Comentarios

Publica tu comentario