Despertando corazones

By -
Picamarán, Perú

Niños con la doctora Giuliana Costta en Picamarán, provincia de Lima, Perú

Por Giuliana Costta Herrera

La motivación de hacer de este mundo un lugar mejor nace desde lo más profundo de nuestro ser. Qué bonito es ser motor de la sonrisa y alegría de los demás, la sonrisa es como una enfermedad benévola transmisible que por donde pasa se mete en tu cuerpo y se expresa a través del signo en que los labios forman un paréntesis que mira hacia el cielo dando las gracias por las bendiciones que recibimos.

El estar en el mundo no es cuestión, desde mi perspectiva, de seguir como borregos la ley de vida, nacer, crecer, reproducirse y morir. El ser humano necesita inquietudes, motivación, ilusión, relaciones interpersonales, trabajar en pro del bien común, creo que el paso del ser humano por este mundo no tendría sentido si no deja una huella imborrable, de esas que se quedan y no se van como cuando el mar se posa sobre la arena.

El 16 de marzo se cumplieron cinco meses de vivir en este pueblito de Zúñiga. Meses atrás, cuando empecé un 16 de octubre (el día de mi onomástico), jamás pensé que mi estancia aquí sería provechosa, independientemente de los problemas que se vienen suscitando; podría decir que lo que hago tiene satisfecho a mi corazón y a mi alma. Es ese despertar y que el sol juegue con mi ventana, es el salir a correr escuchando el sonido del río y de tu corazón y la sonrisa de los niños, son los saludos en el día a día con la gente, la comida riquísima a la que te invitan, sentir que la gente valora tu trabajo, sus muestras de cariño, que no solo te regalen cosas materiales, como su fruta cultivada con amor, sino también su amor y sus vidas. Cada historia, cada sonrisa, cada beso, cada abrazo, cada frase con un “doctorcita”, cada juego con los niños, cada gracias, cada vez que te dicen que te quedes como médico de este lugar te pones a pensar y realmente todas las malas noches, las lágrimas, el tocar múltiples puertas, los viajes, las idas y venidas y el enfrentarme al mundo valen la pena porque al menos así algo ha quedado en el corazón y en la vida de estos pobladores.

Es interesante ver cómo en este tiempo a pesar de que el camino sea agreste te vas topando con personas que valen la pena, que sinceramente quieren cambiar un poco la realidad en la que nos vemos inmersos, dejan de lado su egoísmo, se toman un tiempo para colaborar con la gente que más lo necesita y, independientemente de una carencia material, el aprender de la otra persona en muchos aspectos es lo que más enriquece. He visto desfilar en esta zona amigos y gente que he ido conociendo en el camino y créanme, son asombrosos las ganas y el empeño que ponen en enseñar a la gente de esta zona no solo sus conocimientos sino la vida misma, y lo más rico es que nosotros también aprendemos de los pobladores. Y eso es lo bonito de la vida, el aprendizaje constante y para eso no necesitamos ir a la mejor escuela o a la mejor universidad porque hay cosas que se aprenden en esta travesía llamada vida. Esta hermosa vida se encarga de hacer un crucigrama con las personas afines para conseguir metas comunes.

Por eso, a pesar de que el camino sea adverso, aunque la tempestad venga y se vaya, yo les pido que no se rindan en sus metas, en sus objetivos, en su vida, hay que seguir contra viento y marea porque luchar y conseguir lo que queremos es de valientes, la vida consiste en eso, en ganar y perder, pero siempre sin hacer daño a los demás. Realmente es gratificante que tu trabajo no solo tenga un impacto positivo en tu vida misma sino un impacto trascendental en mucha gente que sin pensarlo se topó en tu camino, cada rostro siempre se quedará grabado en la retina de mi corazón porque, como siempre digo, ya forman parte de los pedacitos de mi corazón.

Cierra los puños, mira al sol, ajusta los dientes y luego grita al mundo lo que vales, trabaja duro por ti y por el mundo en el que quieres vivir, eso no solo será para tu beneficio sino para vivir en un mundo en armonía y paz.

Redacción

2 Comments to Despertando corazones

  1. Carmela Herrera

    Hija de mi corazón que feliz y orgullosa me siento de tener una hija con ese espíritu tan valiente, noble y lleno de amor.
    Si hija mía una sonrisa amplia y satisfecha,la mirada complaciente y feliz, el rostro distendido hacen inútiles las palabras. Nuestros rostros nos delatan nos embellecen y revelan la condición de nuestras almas. Se que detrás de esa sonrisa hay un espíritu fuerte, alegre y lleno de amor.
    Concentra todas tus energías en vivir intensamente, desde que la aurora te despierta hasta que el descanso reparador te llama.
    Olvida el ayer y deja el mañana para su momento.Y si haz de recordar, recuerda sólo cosas buenas que iluminen tu día. Vive plenamente este día, porque el Hoy es el más hermoso don que tienes. Porque …la vida es un eterno presente y haz de cada día tuyo Una Oración a la Vida. al Amor, a la Alegría. Un himno a Nuestro Padre Creador.
    TQM

  2. Francisco Fernandez

    Bueno, ya te lo dije por el skype, pero lo ratifico después de volver a leerte: eres una persona muy especial y ojala nunca cambies de forma de ser, ni de empeño, porque con gente así este mundo podrá ser mejor, aunque solo sea un poquito.
    Un beso enorme, y nunca dejes de ser VALIENTE.