Lógica Aplastante

Dietas Milagro: introducción

Redacción 9 marzo 2013 Salud No hay comentarios

Dietas Milagro

Por Eduardo Vendrell

Son muchas las formas en las que hoy podemos encontrar anunciados en medios de comunicación /televisión, prensa y radio), en las revistas, especialmente en aquellas relacionadas con la moda y cuidado personal, por medio de un libro, de un amigo o familiar y especialmente en la era digital buscando en Internet, una dieta, un producto o una sustancia que proclama y anuncia resultados espectaculares de forma rápida y sin esfuerzo.

Por eso es necesario llegados a este punto que reflexiones y pienses detenidamente qué riesgos puede producir en tu salud una “dieta” que es tan “milagrosa” y efectiva. Para facilitarte esa tarea presta mucha atención a estas características, si detectas alguna de ellas lo que tienes frente a ti es una “dieta” fraudulenta o un método fraudulento:

  • Prometen resultados rápidos.
  • Promete resultados asombrosos o “mágicos”.
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos (si no presenta una enfermedad o está siguiendo un tratamiento no hay motivos por los que se tengan que eliminar un determinado alimento o grupo de alimentos).
  • Contienen afirmaciones que contradicen a colectivos sanitarios de reputación reconocida.
  • Exagera o distorsiona la realidad científica de un nutriente o alimento.
  • Incluye relatos, historias o testimonios sin documentar para aportar credibilidad.
  • Es común encontrar frases del tipo: “hágalo usted mismo” sin la participación o asesoramiento de profesionales sanitarios cualificados.
  • Incluye o se basa en el consumo de preparados que vende quien promueve el tratamiento o la dieta (generalmente estos productos tienen un coste muy elevado si los comparamos con los alimentos más comunes y tradicionales).
  • Garantizan los resultados o prometen “devolver el dinero” si no funciona.
  • Otorgan seguridad a sus productos afirmando que es “natural”.
  • Suelen desligarse de los posibles efectos adversos de su uso con frases como ”el autor o el fabricante no se responsabilizan de…”.
  • Dan recomendaciones basadas en un único estudio “descubrimiento científico”, o en estudios realizados con pocas personas, seguidas durante un breve espacio de tiempo.
  • Recomendaciones basadas en estudios que han sido realizados en animales o en modelos celulares (in vitro).

 

Como puedes comprobar, seguro que ahora mismo eres consciente de que la gran mayoría de dietas que han podido pasar por tus manos o visto, puede clasificarse de “dieta milagro”.

Tienes que saber que este tipo de dietas son la causa de muchos de los riesgos y efectos secundarios que aparecen al intentar tratar de forma inadecuada el sobrepeso o la obesidad.

  • Induce cambios en el metabolismo energético que produzcan estados de “resistencia” dificultando la pérdida de peso con la realización de sucesivas dietas.
  • Origina situaciones de desnutrición o déficit en vitaminas y minerales.
  • Empeora el riesgo cardiovascular.
  • Favorece el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria (anorexia y bulimia…).
  • Aparición de diversos síntomas asociados: caída del cabello, debilidad de las uñas, ansiedad, mareos…
  • Fomenta el sentimiento de frustración afectando negativamente al estado psicológico.
  • Transmite conceptos erróneos sobre la obesidad y su tratamiento, cronificando y sistematizando hábitos alimentarios indeseados y arriesgados.
  • Retrasa el inicio de un tratamiento adecuado.
  • Produce gastos económicos innecesarios que en muchos casos son injustificados y el producto no produce los efectos declarados.

Podemos clasificar estas “dietas milagro” en tres grandes grupos, que serán los relativos a los próximos artículos relacionados de Dietas Milagro.

Parte II: Dietas hipocalóricas desequilibradas
Parte III: Dietas disociativas
Parte IV: Dietas excluyentes

Te gusta este artículo? Compártelo!

Leer más sobre

Sobre el autor

Comentarios

Publica tu comentario