Lógica Aplastante

Pedro Schwartz

Redacción 2 enero 2013 Economía No hay comentarios

“Falta una reinvención de las pensiones públicas, de la enseñanza, de las pensiones de reparto. Ese cambio de estilo de vida a costa de otros aún no ha llegado. No sé si el Gobierno tendrá la valentía de decir la verdad sobre los servicios públicos imposibles de financiar”

Pedro Schwartz

¿Cómo explicaría usted a los profanos en la materia la importancia que tiene la economía en el día a día y la vida de cualquiera? ¿Cuáles son los factores fundamentales a la hora de entender la economía de un país?

La ciencia de lo económico no se reduce a hablar de la economía de un país o de uniones económicas de países. Su objeto es explicar el comportamiento de los hombres en sociedad. El análisis de lo económico empieza por el comportamiento de individuos, familias, empresas cuando, en busca de sus fines, reaccionan ante incentivos: su objeto es toda la actividad humana, desde el número de hijos hasta la inversión en estudios, desde las horas de trabajo hasta el ahorro para la vejez, desde el lanzamiento de un nuevo producto hasta la gestión de una cartera de activos. El análisis de este tipo de actividades y decisiones cae bajo lo que convencionalmente denominamos “microeconomía”. Un buen ejemplo de ello es el libro de Stephen Levitt Freakanomics, traducido al español.

Luego agregamos o combinamos esos comportamientos individuales para estudiar sus repercusiones a nivel de un país o del mundo. A menudo esos resultados agregados son inesperados y sorprendentes. Un ejemplo de este tipo de análisis es el que he presentado en los “Días dos y tres” de mi libro La economía explicada a Zapatero y sus sucesores. A lo macroeconómico es a lo que se refieren ustedes en sus preguntas.

Lo económico no es un campo sino un enfoque. La teoría económica no se ciñe al estudio de producción, consumo y distribución de los bienes y servicios de un país. Estudia todas las actividades humanas desde el punto de vista de los incentivos para obtener los fines perseguidos al mínimo coste; y estas actividades pueden incluir los esfuerzos de madre Teresa por ayudar a enfermos desahuciados a bien morir, los intentos de un político por ganar unas elecciones o la forma en que un ama de casa organiza el consumo de su familia. Además, no podemos saber desde fuera cuáles son esos fines y a qué sacrificios están dispuestos los individuos a realizar para conseguirlos. Solo los precios revelan fines y costes.

¿Por qué estudió Economía y no otra disciplina? ¿Qué le aporta personal y profesionalmente?

Estudié Derecho, primero; luego, filosofía política; por fin, lo económico, porque veía que la política no podía entenderse sin enfocarla desde lo económico. Soy de la opinión de que, con ser el análisis económico materia muy precisa incluso matemáticamente hablando, es bueno tener una formación jurídica, filosófica y política amplia para acercarse a las cuestiones sociales con el necesario escepticismo.

Profesionalmente hablando, parece que el estudio de la gestión de empresa abre oportunidades más lucrativas. Sería bueno, sin embargo, que los formados en business administration no pontificaran sobre las leyes de funcionamiento de la sociedad.

Aunque cada vez más personas tratan de hacerlo, lo cierto es que una gran cantidad de los jóvenes hoy en día apenas se informan sobre Economía, generalmente porque dicen no entenderla y eso conlleva cierta desinformación del porqué del presente actual, ¿Qué se debería hacer para fomentar un interés hacia esta disciplina?

Y más importante aún sería que los ciudadanos supieran algo de economía: por ejemplo, deberían aprender a aprender a no confundir lo gratis con lo gratuito. Sin embargo, los libros de texto del bachillerato suelen estar escritos por ignorantes de lo económico. Así, son  muchos los ciudadanos que creen que una actividad funciona mejor cuando no hay ánimo de lucro y no entienden que la búsqueda del beneficio empresarial en competencia reduce los costes y adecua mejor la oferta a la demanda.

Si abrimos cualquier periódico y buscamos la sección de Economía es prácticamente inevitable encontrarnos con algún artículo de política, ¿Está la economía siempre ligada necesariamente a la política? ¿Considera que esto es positivo?

En realidad, lo económico es lo que explica las actividades de los políticos. Esos artículos de políticos en las secciones de economía suelen ser voluntaristas: proponen medidas sin haber estudiado las consecuencias inesperadas de las políticas públicas. Por ejemplo, no se plantean la comparación siguiente: cargamos impuestos sobre el tabaco para que la gente fume menos; cargamos impuestos sobre el alcohol para que la gente beba menos; y sobrecargamos los impuestos sobre la renta para que la gente trabaje menos.

Los bancos españoles y los múltiples y, lamentablemente, cada vez más constantes suicidios acaecidos debido al hecho de no poder hacer frente a la deuda numerosas familias humildes impregnan estos últimos días los grandes medios de comunicación, ¿Piensa que la banca española puede permitirse perdonar esta deuda?

Los economistas no razonamos sobre hechos aislados, sino sobre estadísticas contrastadas. No sé cuán frecuentes son los suicidios por verse desposeídos de la propia casa.  Hay otros remedios que el perdón sistemático de las deudas.

¿De qué lugar podemos aprender sobre gestión económica?

De Texas.

La deuda del PIB ha ido evolucionando e incrementándose de manera imparable desde hace más de una década, ¿Cuál es la situación actual, ha tocado fondo la crisis española financiera o quizá falta aún por llegar lo peor? ¿Cuáles son sus previsiones de cara a los próximos diez años?

La deuda no es del PIB, sino de las Administraciones públicas, de los bancos, de las empresas no financieras y de las familias. El aumento de las exportaciones y la cuantía del paro indican que es el sector privado el que principalmente ha cargado con la reducción de la deuda.  Se ha ayudado a los bancos (en realidad a los depositantes en los bancos) pero al final quedarán solo siete u ocho. Solo la Administración está si hace los deberes: hasta que no los haga la situación seguirá oscura.

Poner en marcha una empresa nunca ha sido sencillo en España comparado con otros países de la Unión Europea, independientemente de la crisis. Escuchamos constantemente que los emprendedores son la clave para generar empleo y subsanar de esta manera la actual tasa de paro del 25,85%, pero lo cierto es que en plena crisis las medidas que impondrá la Ley de Emprendedores suscitan cierta reticencia a potenciales futuros emprendedores y a quienes ya lo son, ¿Qué ventajas desde el punto de vista económico puede aportar esta Ley, tanto a España como a los emprendedores?

Veremos lo que contiene esa ley de emprendedores. Solo sé que en España crear una empresa lleva muchos trámites. Aún más costoso es cerrar una empresa fallida.

Si tuviera que aleccionar en materia de Economía a alguien que planea transformar su idea en un negocio, ¿Cuáles diría que son los principios básicos que considera esenciales para comprender la economía empresarial y administrar el dinero correctamente?

No basta con tener una idea, incluso si se aprovecha la de otro por medio de una franquicia. Muchos negocios pequeños fallan por no tener el apoyo de un buen contable o administrador. Es bueno tener un capital inicial o la ayuda de la familia, pues tan difícil es para los pequeños empresarios conseguir crédito, ahora que las cajas de ahorro están despareciendo. Crucial: el servicio post-venta.

¿Podría hacernos una breve reflexión acerca de la situación actual de la recesión y cómo se está gestionando bajo su punto de vista?

El error ha sido aumentar el peso de los impuestos. Mejor habría sido un recorte más drástico del gasto público. No hagan caso de quienes dicen que si se reducen los sueldos y salarios, sobre todo públicos, cae la demanda y el país entra en recesión. El crecimiento económico viene de la inversión guiada por la esperanza de grandes beneficios. Los impuestos cortan las alas de los innovadores.

Cuando la cuesta que ahora es hacia arriba para cada vez más personas se nivele, o incluso empiece a ir hacia abajo, ¿Cómo piensa que cambiará el estilo de vida de la población respecto a antes de meterse en este túnel al que muchos no ven salida? En cuando al sistema actual, ¿Seguirá siendo válido y posible recuperar un estado anterior a la crisis o deberíamos hablar de reinvención?

Ya hemos cambiado de estilo de vida. Muchos hemos aprendido la lección de lo peligroso del despilfarro. Falta una reinvención de las pensiones públicas, de la enseñanza, de las pensiones de reparto. Ese cambio de estilo de vida a costa de otros aún no ha llegado. No sé si el Gobierno tendrá la valentía de decir la verdad sobre los servicios públicos imposibles de financiar.

Pues esto es todo, muchas gracias concedernos la entrevista Pedro, ¿Le gustaría añadir algo?

¿Por qué he contestado a estas preguntas ni no es por ánimo de lucro? Resuelvan este misterio para ver si han servido de algo mis respuestas. Pedro Schwartz

Te gusta este artículo? Compártelo!

Sobre el autor

Comentarios

Publica tu comentario